Porque el Señor todopoderoso reina